Publicador de contenidos

Cabecera

Ruta de navegación

Objetivo 2. Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible

El segundo objetivo global es poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible para el año 2030. Sus metas atienden, en primer lugar, a la mejora de la alimentación a través del acceso de todas las personas a una alimentación sana, nutritiva y suficiente y a la erradicación de todas las formas de malnutrición, y se ocupan también de la producción de alimentos, la agricultura y el sistema alimentario en general.

Las instituciones públicas trabajarán para revertir las situaciones de desigualdad que puedan generar problemas de hambre y para desarrollar servicios sociales y redes de apoyo que la eviten en nuestra sociedad.

La Diputación de Pontevedra trabaja por el objetivo “hambre cero” de manera transversal con los programas de agricultura ecológica y producción sostenible y a través de la investigación en la Estación Fitopatológica Areeiro y en la Finca Mouriscade.

La Diputación de Pontevedra convirtió el Plan Revitaliza en una de sus banderas de sostenibilidad apostando por el compostaje para convertir los biorresiduos –que suponen el 53 % de la bolsa de la basura municipal– en un producto fertilizante. Otra de sus líneas de trabajo se encamina a reducir el desperdicio alimentario a través de labores de concienciación en instituciones educativas.

Centro Infantojuvenil Escola Hogar: atiende a menores que se encuentran en situación de riesgo o desamparo o que pertenecen a familias con dificultades sociales y dispone de un amplio servicio de cocina-comedor, servicio médico y psicológico, entre otras herramientas.

  • Para 2030, poner fin al hambre y asegurar el acceso de todas las personas, en particular las pobres y aquéllas en situaciones vulnerables, incluidas las y los lactantes, a una alimentación sana, nutritiva y suficiente durante todo el año
  • Para 2030, poner fin a todas las formas de malnutrición, logrando, como muy tarde en 2025, las metas convenidas internacionalmente sobre el retraso del crecimiento y la emaciación de las y los niños menores de 5 años, y abordar las necesidades de nutrición de las adolescentes, las mujeres embarazadas y lactantes y las personas de edad avanzada
  • Para 2030, duplicar la productividad agrícola y los ingresos de las y los productores de alimentos en pequeña escala, en particular las mujeres, los pueblos indígenas, las y los agricultores familiares, pastores y pescadores, entre otras cosas, mediante un acceso seguro y equitativo a las tierras, a otros recursos de producción e insumos, conocimientos, servicios financieros, mercados y oportunidades para la generación de valor añadido y empleos no agrícolas
  • Para 2030, asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos y aplicar prácticas agrícolas resilientes que aumenten la productividad y la producción, contribuyan al mantenimiento de los ecosistemas, fortalezcan la capacidad de adaptación al cambio climático, a los fenómenos meteorológicos extremos, a las sequías, a las inundaciones y a otros desastres, y mejoren progresivamente la calidad del suelo y la tierra
  • Para 2020, mantener la diversidad genética de las semillas, las plantas cultivadas y los animales de granja y domesticados y sus especies silvestres conexas, mediante, entre otras cosas, una buena gestión y diversificación de los bancos de semillas y plantas a nivel nacional, regional e internacional y la promoción del acceso a los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos y los conocimientos tradicionales y su distribución justa y equitativa, como se ha convenido internacionalmente
  • Aumentar las inversiones, incluso mediante una mayor cooperación internacional, en la infraestructura rural, en la investigación agrícola y en los servicios de extensión, en el desarrollo tecnológico y en los bancos de genes de plantas y ganado a fin de mejorar la capacidad de producción agrícola en los países en vías de desarrollo, en particular en los menos adelantados
  • Corregir y prevenir las restricciones y distorsiones comerciales en los mercados agropecuarios mundiales, mediante, entre otras cosas, la eliminación paralela de todas las formas de subvenciones a las exportaciones agrícolas y todas las medidas de exportación con efectos equivalentes, de conformidad con el mandato de la Ronda de Doha para el Desarrollo
  • Adoptar medidas para asegurar el buen funcionamiento de los mercados de productos básicos alimentarios y sus derivados y facilitar el acceso oportuno a la información sobre los mercados, en particular sobre las reservas de alimentos a fin de ayudar a limitar la extrema volatilidad de los precios de éstos